Compartamos conocimiento

Vivimos en un constante aprendizaje, desde que nos levantamos en la mañana hasta que nos vamos a dormir, todos los días de nuestra vida. De este aprendizaje, queda guardado en nuestro cerebro el conocimiento. Ese bien tan preciado, que algunos incluso piensan que compartiéndolo perderán el control y se volverán prescindibles. Pero la verdad es que la única forma de que todos avancemos y mejoremos como sociedad es esa, compartirlo.

Y no estoy hablando solo de libros, hablo de arte, de música, idiomas, poesía y deportes. De pintura, manualidades, experiencias, habilidades… Hay muchas formas de entregar conocimiento y el valor que tienen es inmensamente diferente para cada uno de nosotros.

Es increíblemente importante tener esa ambición de adquirir conocimiento de todo tipo: de la profesión, del entorno, de la comunidad, de las culturas, de las tecnologías, de las artes, de las letras, de la economía, de los temas sociales… del mundo. Conocer temas nos ayuda a sentirnos más vivos, más útiles y sirven para alimentar la mente y el espíritu.

“Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana y las intercambiamos, entonces ambos aún tendremos una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea y las intercambiamos, entonces ambos tendremos dos ideas”. George Bernard Shaw

Lo único que se comparte y no significa pérdida en un lado y ganancia en el otro es el conocimiento. Ser generoso en compartir conocimiento, nos hace crecer y permite que otros hagan lo que yo sé para que yo avance. Saber nuestra fortaleza y entender nuestras falencias nos permite encontrar complementos en otras personas para completar nuestro trabajo, para disfrutarlo y para descubrir nuevas formas de hacer las cosas.

Sólo no se logra casi nada. Somos parte de nuestra ciudad, de nuestro país, de nuestro mundo y lo que hacemos impacta a este entorno. La acción de una sola persona tiene el poder de cambiar a muchos.

Muchos creen que la ignorancia esclaviza y el conocimiento nos hace libres, pero si pensamos eso, ¿Por qué no queremos compartir nuestras ideas y conocimiento? Gracias a la cooperación del pasado existen los avances científicos del ahora, porque todo se multiplica y ahora con Internet nos acercamos cada vez más a la información. Tenemos la mejor herramienta a disposición, pero a veces no la aprovechamos en toda su dimensión.

Entonces ¡Qué estás esperando para empezar a compartir! ¿Tienes algún talento que los demás no? ¿Eres muy bueno cocinando, eres bilingüe, eres el rey de la pista de baile? Hay alguien ahí que necesita de tu apoyo, alguien que pagaría para que le enseñes esos pasos de baile que dejan a todos locos, alguien que lograría sus metas con tu ayuda. Y no solo llegamos a esa única persona, sino que creamos una cadena, un efecto mariposa de aprendizaje.

Asimismo amplías tus horizontes conectándote con otros, con su historia y puntos de vista diferentes, aprendes a ver el mundo con otros ojos. Adquieres conciencia de tu potencial para influir en el mundo que te rodea y transformarlo. Compartir conocimiento significa entender la vida desde un punto de vista proactivo, el hecho de lanzar de forma abierta tu aporte para que otros puedan disponer de ello es impresionante.

“Procura tú que tus coplas vayan al pueblo a parar, aunque dejen de ser tuyas para ser de los demás. Que, al fundir el corazón en el alma popular, lo que se pierde de nombre se gana de eternidad”. Manuel Machado

Si quieres ser parte de esta maravillosa comunidad de conocimiento compartido, entra a Taskyou.cl. Taskyou funciona a base de pequeños trabajos o tareas, solo debes publicar lo que necesitas junto con su descripción y presupuesto y en cosa de minutos te llegarán ofertas. Aprende lo que quieras, enseña lo que quieras, comparte tus habilidades y conocimientos, porque la vida es más fácil cuando trabajamos en comunidad.

Compártelo en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

déjanos un comentario